¿Es importante la observación para innovar?

Muchas veces hablamos de qué características tiene que tener una organización para que la innovación fluya en ella. Normalmente, todos estos rasgos que facilitan la innovación en la organización se encuentran insertos en su cultura corporativa y han de ser trabajados para que constituyan parte de su esencia innovadora. Pero ¿qué ocurre con la capacidad de observación? ¿Es algo que nos puede ayudar a detonar la innovación en nuestra organización?

Christensen, Gregersen y Dyer en su conocida obra “El ADN del innovador: Claves para dominar las cincohabilidades que necesitan los innovadores” señalan la observación, el cuestionamiento, la experimentación, el networking y la asociación como elementos clave del ADN de las organizaciones innovadoras. En particular la observación del mundo que nos rodea, apuntan los autores, nos permite darnos cuenta de las cosas que no funcionan, además, añaden, observar cómo personas de distintos entornos han encontrado soluciones diversas a ciertos problemas nos permite establecer conexiones que nos hacen ver las cosas de forma distinta.

Créditos Foto
Hay grandes evidencias de que la observación ha sido una habilidad de los grandes innovadores, así, y tal como se referencia en “El ADN innovador” Ratan Tata, creador del grupo TATAen la India, tuvo su concepto de automóvil, el Nano,  tras la observación profunda de cómo era el transporte en la India y cuál era la experiencia de cliente en este sentido.

Otros agrandes innovadores como Tom Kelley deIDEO apunta que “la antropología es la mayor fuente de innovación en IDEO”, reconociendo que la observación de los clientes/consumidores puede generar nuevas ideas en torno a la innovación. En este sentido, te invito a que apliques las preguntas que nos regala el libro “El ADN innovador” (pág. 113) tras observar  a nuestros consumidores:
·         ¿Cómo se dan cuenta los consumidores de la necesidad de tu producto o servicio?

·         ¿Para qué utilizan realmente tu producto o servicio?
·         ¿Qué considera a la larga el consumidor como las características más importantes?
·         ¿Cómo ordenan y compran los consumidores tu producto?
·         ¿Cómo envías provees tú producto o servicio? ¿Cómo lo pagan?
·         ¿Qué frustraciones tienen tus clientes al usar tu producto? ¿En qué necesitan ayuda?
·         ¿Hacen cosas que afecten a la duración del producto?
·         ¿Cómo reparan, mantienen o desechan el producto?

 Para terminar, “El ADN del innovador” nos da unos consejos para potenciar la observación:
·         Observa al cliente

·         Observa a las empresas
·         Observa cualquier cosa que te llame la atención
·         Observa con todos tus sentidos

Otros expertos mundiales en materia de innovación y creatividad como Tina Seeling, profesora de la Universidad de Stanford y Directora Ejecutiva del Stanford Technology Venture Programme, apunta la importancia de la observación en su conocido libro “inGenious:A Crash courseon creativity”. La autora dice que la “observación consciente” es una habilidad clave para obtener conocimiento valioso del mundo que nos rodea. Te invito a que veas este video de la Dra. Seeling haciéndote una poderosa pregunta ¿Estás prestando atención? (Are you paying attention?)
Hemos estado hablando de observar y de cómo esto nos ayuda a ser más innovadores, pero ¿qué significa observar? Observar no es solo mirar, ver o grabar lo que está pasando en un momento determinado, observar significa prestar una atención focalizada en un hecho o un entorno concreto captando elementos que van más allá de la mera visualización de los hechos ¿Qué significa esto? Bueno, con esto quiero decir que para realizar una observación de valor añadido hay que cumplir ciertas premisas que recojo a continuación:

  • Focalizada, es decir, saber lo que estamos observando. Para ello puede ser útil que previamente nos hagamos ciertas preguntas y que tratemos de responder a ellas a través de la observación. De la misma manera, puede ser útil que centremos nuestra atención en el momento presente, es decir, en lo que está ocurriendo en ese momento.
  • Profunda. Normalmente relacionamos la observación con la visualización y estamos olvidando que también podemos observar lo que oímos, lo que sentimos por el tacto, la emocionalidad, la corporalidad, el gusto o incluso una experiencia en sí misma.
  • Sin juicio. Este es un elemento importante para dejar fluir la innovación, ya que si observamos desde nuestro juicio, es decir desde nuestro punto de vista, lo que estamos haciendo es pasar la realidad que observamos por el filtro de nuestras propias creencias. De esta manera es probable que encontremos ciertas explicaciones tranquilizadoras, es decir que nos justifiquen la forma en la que venimos haciendo las cosas hasta ahora.
  • Con mente de aprendiz. Viendo las cosas como si fuese la primera vez que las viésemos y acercándonos a ellas con la experiencia del niño que observa algo por primera vez.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s